¡TODO ORGANIZADO!

Por Eduardo Díaz (Máster Universitario en Psicología de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Nacional de Educación a Distancia)

Caos el primer día de entrenamiento. Roberto estaba desbordado, tenía que inflar los balones para empezar. Pero antes tendría que atender a un numeroso número de padres que deseaban hablar con él. O quizás debía empezar a entrenar ya, porque estaba viendo como los niños empezaban a aburrirse y a colgarse de las porterías.

Por su parte, una madre que estaba interesada en inscribir a su hijo se sintió molesta ante tanta desorganización. ¡Media hora de retraso y esperando…!

Importancia de la organización

Nada puede ser más destructivo que una actividad grupal mal organizada. Comenzar a entrenar sin haber previsto de antemano la disponibilidad de las instalaciones, el material a utilizar y el número de deportistas no solo pueden dar una pobre imagen, sino que puede llevar a perder participantes.

Con la correcta organización de la actividad deportiva se persigue evitar problemas y optimizar la práctica deportiva. De ahí la importancia de dedicarle atención, prever deficiencias y buscar soluciones factibles.

Organización de los deportistas.

¿Qué cuestiones debemos organizar en referencia a los deportistas? El primero de ellos es asegurarnos que todo deportista que lo desee tenga opción de practicar deporte. Las opciones serían crear dos equipos o ayudar a los deportistas excedentes a encontrar otros equipos.

En la primera sesión de entrenamiento debemos asegurarnos de poder recibir a todos los deportistas o padres interesados en la actividad. Prever que haya dos o más personas, a efectos de ayudar a solucionar problemas y atender las solicitudes de información.

Debemos configurar los grupos de trabajo de forma que todos los deportistas tengan acceso a un entrenamiento de calidad. Un número muy limitado podría poner en riesgo el correcto trabajo en los entrenamientos de igual forma que un número muy amplio.

Posibilidad de competir

Importante el hecho de que todos los deportistas puedan competir. Los entrenadores debemos implantar las acciones necesarias para que todos nuestros jugadores participen, así como combinar la utilización de todos los jugadores del equipo.

Para ello se deben intentar por todos los medios que el grupo posea jugadores con nivel similar. Esta condición permite que las experiencias deportivas puedan asimilarse mucho mejor.

Obligaciones de los deportistas

Debemos informar a los deportistas de las condiciones para el desarrollo de la actividad deportiva. Días y horarios de entrenamiento, el compromiso y las obligaciones que tienen que asumir.

Estas obligaciones deben ser las más adecuadas para el correcto desarrollo de la competición y debemos meditarlas muy bien. Tienen que ser factibles de cumplir por todo el grupo.

Adecuación del compromiso

Una opción a tener en cuenta (y muy adecuada en muchos casos) es reunirse con los deportistas o padres para acordar el establecimiento del compromiso y las obligaciones. Estos deben estar en consonancia con los objetivos que se plantean. Objetivos deportivos más ambiciosos requerirán mayor nivel de compromiso y más obligaciones.

Si los deportistas y padres participan en las decisiones, sus niveles de implicación serán mucho mayor. Eso sí, es importante establecer las mínimas condiciones para que el desarrollo de la actividad no peligre. Estas condiciones deben ser innegociables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *