LAS 5 CARACTERÍSTICAS DE LOS OBJETIVOS EFICACES

Foto de Lukas en Pexels

Roberto era ambicioso y lo tenía claro. Había visto a los grandes entrenadores profesionales y sus discursos en los medios de comunicación: “ir a por todas”, “ser el campeón”.

Antes de comenzar la temporada habló con su nuevo equipo y, aunque no los conocía mucho, estableció su objetivo: “Ser los campeones de la liga”.

Tal era su ambición que los convenció y trabajaron muy duros durante los tres meses iniciales a la competición.

Los dos primeros partidos y dos derrotas. Roberto no había tenido en cuenta que el nivel de juego de sus jugadores era muy inferior al de los otros equipos.

Los jugadores se sintieron incompetentes y faltos de confianza. El equipo se hundió.

El peligro de los objetivos de resultados

No sirve establecer cualquier tipo de objetivo que se nos ocurra. Los objetivos inadecuados pueden generar más perjuicios que beneficios.

Por ello vamos a presentar cinco características de gran importancia que nuestros objetivos deben tener:

1º Establecer objetivos a largo, medio y corto plazo.

Los objetivos a largo plazo son los objetivos finales, los que queremos conseguir. Llevarán tiempo y trabajo, por lo que su principal problema es mantener la motivación antes de ver resultados.

De ahí la importancia de establecer objetivos a medio y corto plazo. De esta forma vamos comprobando que avanzamos hacia nuestros objetivos a largo plazo, pese a no ver resultados todavía.

Los objetivos a corto plazo son los pequeños pasos que nos conducen a los objetivos a medio y largo plazo. Al poder conseguirse de forma rápida elevan la motivación y nos indican que vamos por el buen camino.

2º Ser específico y definirlos de forma clara.

Objetivos como mejorar el lanzamiento o la defensa, son objetivos generales y ambiguos. En cambio, aprender a lanzar en suspensión o defender las líneas del pase al pivote nos permiten comprobar si se han logrado o no.

Además, la concreción de los objetivos nos facilita la creación de las sesiones y la elección de los ejercicios.

3º Objetivos realistas y atractivos.

Pecamos de establecer objetivos muy atractivos, pero no suelen estar asentados en la realidad. Un objetivo no alcanzable generará desinterés en nuestros jugadores.

Lograr objetivos incrementa de forma considerable la motivación y aumenta la confianza en nuestros deportistas. 

4º Ser desafiantes pero que no requieran sacrificio elevado.

Si somos un equipo de nivel medio, aspirar al quedar campeones de nuestra comunidad requerirá aumentar la cantidad y nivel de intensidad de los entrenamientos.

Al no ser que tengamos un equipo muy maduro y motivado, nuestros jugadores no van a estar dispuestos a pagar el coste del esfuerzo necesario.

5º Establecer objetivos de equipo y objetivos individuales.  

Este es un aspecto de gran importancia que no suele ser tomado en cuenta. Cuándo solo se establecen objetivos de equipo, la motivación individual es difícil de mantener.

Por ello, el establecer objetivos personales ligados a los grandes objetivos del equipo nos ayudará a crear y mantener el entusiasmo por el trabajo.

En el caso de las categorías de base, esto debería ser de obligado cumplimiento, dado que cada jugador tiene su propio tiempo de progreso.

¿Tienes en cuenta estas cinco características a la hora de establecer tus objetivos? ¿Crees que hay alguna más de interés? ¡Compártelo! Nos gustaría conocer vuestra opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *