¡FALTAN BALONES!

Imagen de rovin en Pixabay

Cuando llegó Jaime al entrenamiento no se lo podía creer. Solo había dos balones en malas condiciones.
– Lo siento chicos. No entrenamos. No tenemos balones. Os avisaré del próximo entrenamiento cuando el Club me proporcione el material.
En cambio, Roberto, su compañero que entrenaba al otro grupo, antes del comienzo del entrenamiento ya se había preocupado de comprobar el material.
Teniendo en cuenta que no había balones, él había traído algunas pelotas de distintas clases que tenía en su casa.
No eran balones oficiales, pero con imaginación y variedad de ejercicios pudo entrenar hasta que el Club compró el material.

¿De qué dispongo?

Antes de comenzar a entrenar, los entrenadores debemos conocer todos los medios disponibles para poder preparar los entrenamientos.

Y no solo se trata de buscar soluciones a carencia de material, sino también aprovechar todos los medios que tengamos a nuestra disposición para sacarles el máximo provecho.

Debemos actuar con imaginación y creatividad. Ser adaptativos manteniendo siempre nuestro principal objetivo: formar a los jugadores.

Dar soluciones o buscar excusas

Esta forma de actuar es de una persona que se enfoca en las soluciones y no busca excusas cuando surgen obstáculos.

Y esta característica psicológica es fundamental en un entrenador, sobre todo en las categorías de base.

Dado que enseñar a superar obstáculos a los jugadores debe ser una de las principales enseñanzas de nuestra formación.

El ejemplo

Así, predicamos con el ejemplo, que es nuestra principal herramienta de enseñanza.

Debemos hacer todo lo que está en nuestras manos para superar los obstáculos en el proceso de entrenamiento. Con ello mandaremos un mensaje inconsciente a nuestros jugadores.

Salvo por condiciones que puedan poner en peligro la integridad del jugador (pista muy resbaladiza, inclemencias meteorológicas extremas), debe evitarse suspender entrenamientos.

Creatividad e imaginación

Tampoco debemos conformarnos a realizar entrenamientos de baja calidad para “cumplir”.

Por ejemplo, si tenemos pocos balones solemos colocar a los jugadores en largas colas para pasar o lanzar. Siendo más creativos, podríamos organizar circuitos con tipos distintos de ejercicios. Alguno con balón y otros sin balón.

De esta forma, tendremos a nuestros jugadores más tiempo moviéndose, reduciendo en lo posible los tiempos de inactividad.

No tengo pista

El caso de no disponer de pista, las soluciones van desde la búsqueda de un espacio alternativo, realizar trabajo físico o dar contenido formativo teórico.

Los entrenadores de equipos base deben ser conscientes que lo más importante es inocular en nuestros jugadores el virus del esfuerzo constante.

Es habitual que los entrenadores solo busquen soluciones para poder entrenar cuando la competición está cerca. Utilizando todas las excusas posibles para no entrenar cuando esa semana no hay partido que disputar.

El mensaje negativo que se le da a los jugadores con esta actitud es que solo hay que esforzarse para el corto plazo. Aunque, si queremos potenciar su actitud, la creencia debe ser otra más correcta: el trabajo a largo plazo.

¿Habéis utilizado estrategias creativas para superar problemas en los entrenamientos? ¿Conoces alguna que sea interesante compartir? Nos gustaría conocer tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *