FORTALEZA MENTAL

Por Eduardo Díaz (Máster Universitario en Psicología de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Nacional de Educación a Distancia)

Imagen de Please Don’t sell My Artwork AS IS en Pixabay

Según el psicólogo deportivo y coach ejecutivo, Graham Jones, los atletas y ejecutivos estrellas comparten una característica decisiva: La fortaleza mental. Es decir, saben manejar la presión y tomar ventaja de las adversidades.

Valeria Strappa, ex tenista argentina bien sabe de eso. A pesar de que está totalmente dedicada a los negocios y ya no practica tenis, siempre deja parte de su tiempo libre para salir a correr y participar en competencias, triatlones y iron mans, pues considera que este tipo de actividades son un complemento fundamental en el área administrativa.
“Como deportista siempre estás visualizando una meta, haces un plan para alcanzarla y si no lo logras, ves ello como un desafío. En el área de negocios es exactamente igual, necesitas tener la fortaleza mental para no caerte cuando te dicen que no quieren tu proyecto o tu producto, y seguir buscando hasta que la oportunidad se dé. En ese sentido ambas actividades se retroalimentan”.

¿Ayuda el deporte a la vida?

El deporte exige unos hábitos y una mentalidad que fácilmente se transfieren a la vida profesional y personal.

Durante la segunda guerra mundial, el porcentaje de los oficiales que habían practicado deporte era superior a los que no habían practicado deporte.

A la hora de afrontar situaciones complicadas y lidiar con el estrés, el deporte es una gran escuela.

Deporte y mentalidad

La práctica deportiva conlleva saber manejar el estrés. Hacerse amigo del esfuerzo. Tomar conciencia de la importancia de tener un objetivo y de superar los fracasos.

Se dice que la vida es muy dura, pero con una mentalidad adecuada, los zarpazos de la vida pueden convertirse en meros arañazos y ser acicates para la mejora personal.

¿Por qué el deporte es la mejor escuela?

Hay una diferencia muy importante entre los fracasos de la vida y las derrotas competitivas. En una derrota deportiva, normalmente no hay grandes consecuencias.

En cambio, los reveses de la vida sí pueden tener grandes efectos. Pero en eso momentos es imprescindible tener una visión más amplia de la situación.

Ahí es donde el deporte muestra su ventaja de aprendizaje. A través de las derrotas deportivas se aprende que hay que relativizarlas y descubrir que se pueden transformar en futuras victorias.

Escuela de principios

Así mismo, el deporte es una escuela para afrontar los proyectos con los principios adecuados. Todo gran deportista sabe que para conseguir éxito hace falta trabajo y dedicación.

Por ello, en su vida laboral y personal lo aplican. Conocen su relevancia dado que han fracasado cuando no lo han aplicado.

Igualmente, a través de los deportes de equipo, se tiene la conciencia de los demás para conseguir los logros.

El deporte como ejemplo

Otra parcela de gran impacto educativo del deporte es cuando se utiliza como ejemplo. Nos ayuda de forma fácil a hacer entender a los jóvenes las bases de una mentalidad fuerte.

Una mentalidad que favorezca el éxito en todas las parcelas de la persona. Una mentalidad ganadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *